De cara a la gira que reunirá este verano a cuatro de las cinco Spice Girls, Victoria Beckham no ha tenido ningún problema en rechazar la oferta de acompañar a sus amigas, pero cuando esta girl-band fue invitada a participar en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 resultaba mucho más complicado que se negara al tratarse de un evento de semejante talla.

Básicamente, al final la esposa de David Beckham la vimos arriba del techo de un taxi, en un mini vestido de cuero y cantando a gritos himnos como Spice Up Your Life frente a 80.000 espectadores, en el que era su primer concierto desde el tour de la banda de 2008 que ni siquiera llegaron a completar.

En opinión de Mel C, esa angustiante experiencia le pasó factura a Victoria y acabó por convencerla de que debía cerrar ese ciclo de su carrera de una vez por todas y no reabrirla bajo ninguna circunstancia.

“Estoy segura de que los Juegos Olímpicos resultaron muy duros para ella, y no creo que a ella le importe que lo diga. Ya sabes, ha pasado página, su vida ha cambiado… y ya no siente esa pasión de antes por la actuación en directo y, de hecho, en realidad le aterra”, ha opinado la cantante en una entrevista en el podcast ‘Out to Lunch’ de Jay Rayner.

En contra de lo que se ha rumoreado, ni Mel C ni ninguna del resto de componentes del grupo le guardan rencor por no haber querido echarse una vez más con ellas a la carreta.

“Está muy ocupada y tiene mucho éxito en lo que hace. Ha volcado su corazón y su alma en su negocio y alejarse de todo eso en este momento y no dedicarle el tiempo que se merece resultaría muy complicado. Pero también estoy segura de que si de verdad le apasionara estar sobre el escenario, encontraría la manera de hacerlo… Todas lo tenemos en cuenta y lo comprendemos perfectamente. Nos da pena que Victoria no vaya a acompañarnos, pero la apoyamos por completo porque lo entendemos”, ha afirmado.