Katy Perry acaba de acudir a la premier de la serie de Amazon Carnival Row para apoyar a su prometido, el actor Orlando Bloom, quien la protagoniza. Pero más que llamar la atención por posar con él o por dejarse fotografiar mientras se daban un beso, lo que llamó la atención fue su vientre, que de inmediato levantó sospechas de un posible embarazo.

Quizá la culpa fue del vestido que eligió para la ocasión, una pieza entallada en color palo de rosa que sí, se le ve extraña en la parte del vientre y que ha hecho pensar a varios medios y fans que la intérprete de ‘Roar’ estaría esperando su primer hijo junto al actor británico con quien se comprometió en San Valentín.

Según sitios como el de la revista Life&Style, Katy sí quiere ser mamá, aunque no en este momento. “Katy ha querido esperar hasta después de casarse para tener hijos, aunque eso no es definitivo”, dijo una fuente a la página.

De embarazarse ahora, los planes de Perry de llegar al altar con Orlando cambiarían por completo. “Si estuviera embarazada, probablemente pospondría la boda (y se casaría) hasta después del nacimiento del bebé”.

Orlando por su parte ya es papá de un niño, Flynn, de ocho años y producto de su relación con la modelo australiana Miranda Kerr. Sobre su relación con Katy, el actor ha dicho: “En toda relación importante, son siempre las pequeñas cosas que haces por el otro las que suman”.

“Cosas como escribir una nota, mostrar admiración por la persona y asegurarte que sientan que te importa, que pones atención a lo que hacen, que aprecias lo que hacen y que tratas de hacerlos sentir seguros y conectados. Eso es algo que creo, ambos tratamos de hacer por el otro”, contó al sitio News.com.au .

En teoría, Orlando y Katy se casarán a finales de 2019, en una boda pequeña e íntima, según reportan medios como The Sun. Sobre los detalles del enlace aún se sabe poco. Una fuente cercana a la pareja, reveló al sitio Entertainment Tonight, que ambos están organizando un evento “moderno y un poco diferente” que refleje a la perfección su estilo de vida. En esa misma línea, la artista decidió saltarse la tradición y optará por un vestido poco convencional que no sea de color blanco

Fuente: Quien