Katy Perry participó en el episodio del lunes de Jimmy Kimmel Live! y reveló cómo fue que Orlando Bloom le propuso matrimonio.

La cantante de 34 años y el actor de 42 se comprometieron el Día de San Valentín. Perry dijo que los dos fueron a cenar y tenían planes de ver algo de arte. Así que se pueden imaginar su sorpresa cuando, en vez de eso, Bloom se la llevó en un viaje en helicóptero.

“Muy Bachelor”, bromeó el anfitrión Jimmy Kimmel.

Sin embargo, la propuesta no sucedió exactamente como lo planeó la estrella de Piratas del Caribe. Durante su viaje en helicóptero, Bloom le dio a Perry una tierna carta para que la leyera, sacó el anillo y abrió algo de champaña.

“La champaña estaba, no sé, rota. La botella estaba regada por todos lados mientras yo todavía veía la carta”, recordó Perry. “El sacó una caja demasiado grande para el bolsillo de su abrigo. Y se rompió el bolsillo de su abrigo y sus codos terminaron en la champaña”.

View this post on Instagram

full bloom

A post shared by KATY PERRY (@katyperry) on

A pesar de todo, Perry dijo que la propuesta fue “realmente tierna”.
Las sorpresas no se detuvieron ahí. Después de que su helicóptero aterrizara en una terraza, Bloom se llevó a Perry a un lugar del edificio, donde su familia y amigos se habían reunido para celebrar el nuevo estatus de su relación.

“Él lo hizo tan bien”, dijo la estrella.

Bloom le propuso matrimonio con un anillo en forma de flor valorado aproximadamente en 5 millones de dólares. La joya tiene una piedra rosa central y está rodeada de diamantes.

Cuando le preguntaron si ella había influido en algo en el diseño, Perry aseguró, “Di mis opiniones”.

Además de hablar de la propuesta de matrimonio, Perry compartió la tierna anécdota de cómo comenzó su historia de amor. Según la estrella de Firework, todo comenzó en los Golden Globes hace tres años atrás, cuando Bloom se robó su hamburguesa de In-N-Out.

“Estaba sentada con Denzel Washington, él se la llevó y yo pensé, ‘Espera, ¿quién? Oh, eres muy sexy. Está bien, llévatela'”, recordó. “Luego lo vi en una fiesta y le dije, ‘¿Cómo van las cebollas en tus molares?’. Y él respondió, ‘Me gustas'”.