Los fans de la banda británica Coldplay recibieron una triste noticia esta mañana y es que el grupo liderado por Chris Martin no quiere contaminar más el planeta, por lo que reveló que no tiene planes de promocionar su más reciente producción con gira de conciertos.

Coldplay ha decidido no hacer un tour para promocionar su último álbum Everyday Life por el posible impacto medioambiental que puedan generar sus conciertos.

“Nos tomamos tiempo para ver cómo nuestra gira puede ser beneficiosa”, declaró el líder del grupo, Chris Martin, al revelar a la cadena BBC la decisión ante la crisis climática.

La banda está actualmente en Jordania, donde ofrecerá dos conciertos, uno al amanecer y otro al atardecer, como manera de reflejar su álbum doble Everyday Life, que tiene dos partes (una titulada Sunrise y la otra Sunset).

La última vez que el grupo viajó por todo el mundo fue con lagira titulada A Head Full of Dreams, que les llevó a presentar 122 conciertos en cuatro continentes entre 2016 y 2017. Martin, quien oficialmente sacará el doble álbum, agregó que eligieron Jordania para estos conciertos porque querían “un lugar en la mitad del mundo, donde normalmente no tocamos”.

El grupo puso en el mercado su último trabajo en 2015, denominado A Head Full Of Dreams.

“Nuestra próxima gira será la mejor versión posible de un concierto sostenible. Estaríamos muy disgustados si dejara alguna huella ecológica. Estos últimos años hemos hecho tours mundiales y ha llegado el momento de cambiar el concepto para que demos más de lo que recibimos”, dijo la actual pareja de Dakota Johnson.

Y aunque no todo está perdido, pues Chris asegura que sí piensa en volver a los escenarios, podrían pasar años antes de que la banda ofrezca un show en directo, ya que quiere cerciorarse de que su presentación no afectará al planeta.

“Por eso vamos a tomarnos el tiempo que sea necesario, uno o dos años, para averiguar cómo podemos hacer que nuestras giras no solo sean sostenibles, sino que de manera activa mejoren el medio ambiente. Por ejemplo, cómo podemos aprovechar los residuos que nuestros conciertos generas para que tengan un impacto positivo”.

“Nuestro sueño es dar un concierto en el que no se use nada de plástico y que funcione al completo con energía solar”, concluyó el artista, que renuncia a ganar millones de dólares en un momento donde el negocio musical está en los directos más que en la venta de discos físicos.