La cantante Camila Cabello ha hecho un esfuerzo consciente en los últimos días para mantenerse alejada de las redes sociales con el objetivo de no leer los comentarios que circulan acerca de su persona y, muy probablemente, también de su romance con Shawn Mendes.

Este fin de semana, sin embargo, se saltó esa norma no escrita para buscar alguna imagen con la que celebrar el segundo aniversario del lanzamiento de su canción ‘Havanna’. Lo que encontró en su lugar fueron un sinfín de titulares que, bajo la excusa de denunciar el acoso al que había venido siendo sometida por la publicación de unas imágenes suyas en bikini, no hacían más que enumerar todos y cada uno de los defectos que habían podido encontrarle.

En lugar de permitir que esos comentarios la hundieran o la hicieran salir corriendo hacia el gimnasio, la intérprete ha decidido recurrir a su cuenta de Instagram para recordar a todas sus seguidoras más jóvenes -las que tienen probablemente la misma edad que su hermana pequeña y han crecido en el mundo de las redes sociales- que ni ella ni el resto de sus ídolos son perfectas.

Fuente: Instagram Camila_Cabello

“Lo primero que sentí fue una inseguridad brutal al imaginar el aspecto que tendría en esas fotos. ¡Seguro que se veía mi celulitis! O que no había metido la panza. Pero luego me di cuenta: por supuesto que habrá fotografías en las que salga mal, o en una postura poco favorecedora, porque mi cuerpo no está hecho de piedra. De hecho, ni siquiera es todo puro músculo. Lo más triste de este asunto es que habrá muchas niñas que hayan crecido en esta era de los retoques digitales y que estén tratando de alcanzar una perfección que no es real”, ha explicado en el largo mensaje escrito para sus fans.

El mayor temor de la artista es que el uso y abuso del photoshop y los filtros en las portadas que sus compañeras de profesión y ella protagonizan o en las imágenes que comparten en las redes sociales haya creado unas expectativas imposibles sobre lo que debe ser el cuerpo femenino.

“Nada de eso es cierto, ¡es todo mentira! Y lo falso se ha convertido en la norma”, ha lamentado. “Chicas, es normal tener celulitis, y grasa. Es bonito y natural. Yo no pienso creerme todas esas mi**das que tratan de vendernos. Ya no. Y espero que ustedes tampoco”.

Fuente: Quien