Bad Bunny es uno de los cantantes más exitosos del género urbano. A sus cortos 26 años, ha arrasado en popularidad con su peculiar actitud y, sobre todo, por sus polémicos temas.

Tanto fue la influencia que tiene este joven artista que se convirtió en la nueva cara de Rolling Stone, siendo el primer artista latino del género urbano en aparecer en la portada de la revista.

Bad Bunny no dudó en recurrir a su cuenta oficial de Instagram para celebrar este nuevo logro para él y enviar un emotivo mensaje, donde describió parte de su lucha para salir adelante a pesar de las dificultades.

“Los que aún no entienden, algún día lo harán. El chamaquito de Vega Baja, Puerto Rico, el bobito que trabajaba en el supermercado, el nene de Tito y Lysaurie, ese mismo, en la portada de Rolling Stone”, escribió el cantante.

“A mí nadie, nadie, nadie, nadie, pero nadie, me puede decir que puedo o no puedo hacer. Yo hago lo que me da la gana. Y desde niño, me dieron ganas de ser grande, me dieron ganas de perseguir y trabajar por mis sueños. ¡Gracias a todo el que creyó, a los que creen, y a los que algún día creerán!”, agregó.

View this post on Instagram

la locura tocando mi puerta

A post shared by BAD | BUNNY (@badbunnypr) on

La entrevista se basó en cómo la está pasando él durante la cuarentena por el brote del coronavirus.

“La verdad es que todo esto me ha angustiado, pero la estoy pasando bien”, dijo Bad Bunny, quien en febrero lanzó su segundo álbum Yo hago lo que me da la gana, que se convirtió en un total éxito en Latinoamérica y Estados Unidos.

Según destaca el propio Bad Bunny en una entrevista a la publicación, este se ha pasado acuartelado para prevenir el contagio del virus junto a su novia, Gabriela Berlingeri, de 26 años, en una residencia de la plataforma de renta Airbnb en la costa norte de Puerto Rico.

View this post on Instagram

"EN CASITA" con @gabrielaberlingeri 🦠😷🏠

A post shared by BAD | BUNNY (@badbunnypr) on

Berlingeri, por su parte, fue quien tomó la foto de portada el tres de mayo, así como otras del diario vivir de Bad Bunny y varias posadas en el mismo lugar, según se lo pidieron los editores de la revista.